Y cualquier puerta no es una salida...

"Todo el mundo, dice Laing, – ejecutivos, médicos, camareros, o lo que sea –, representa roles, manipula, para evitar a su vez ser manipulado. El objetivo es la protección del sí-mismo, pero dado que el sí-mismo está de hecho escindido de cualquier relación significativa, eventualmente se sofoca a medida que los seres humanos se distancian de los eventos de sus propias vidas. El
ambiente se torna cada vez más irreal.
A medida que este proceso se acelera, el sí-mismo empieza a luchar consigo mismo y a recriminarse acerca de la culpa existencial que ha llegado a sentir, creándose así otra división. Nos atormenta nuestra falsedad, nuestro representar roles, nuestro huir del intento de llegar a ser lo que realmente somos o podríamos ser. A medida que aumenta la culpa, silenciamos las voces disidentes con drogas, alcohol, fútbol – cualquier cosa para evitar encarar la realidad de la situación.

Cuando se agota esta auto-mistificación, o el efecto de las pastillas, quedamos aterrorizados por nuestra propia traición y por la vacuidad de nuestros “éxitos” manipulados."



"El reencantamiento del mundo"
Morris Berman
.+

1 modulaciones (dejá tu comentario acá!):

Matías dijo...

Si si... coincido... pero desde hace un tiempo prefiero evadir el mundo creando mundos paralelos... como Francisco Esteguiso y su MAM!

Y lo peor de todo es que lo digo totalmente en serio...

Publicar un comentario