El polvo nos tapa si no hay movimiento.

(Sí, me siento como esa mandarina del fondo... abollada pero contenta :P) (?) jajajajaja.

Muchos cambios por aquí, porque hay muchos cambios en mí. De algún modo hace un tiempo voy siguiendo la frasecita "todo me sirve, nada se pierde, yo lo transformo". Y así voy reencastrando muchas piezas que estaban sin lugar, encontrando pistas, y algunas certezas también... hay que moverse, metamorfosear, sino, los acordes menores te matan!

Y bueno, el movimiento llega también un poco a este blog: le barrí los colores tierra y ahora es groovy (?). Veremos que sale... Yo sé que poca gente lee esto, pero que se yo, ya le tengo afecto a mi blog... y se merecía una lavadita de cara :)... En fin, sólo quería presentarlo en sociedad, más limpito y alegre... Adieu!

Carpe diem! :)
_______________________________________________.+*·

Tragicomedia musical, cementerio de besos...

Lo intratable
AFIRMACIÓN. Contra viento y marea, el sujeto afirma al amor como valor.

A despecho de las dificultades de mi historia, a pesar de las desazones, de las deudas, de las desesperaciones, a pesar de las ganas de salir de ella, no dejo de afirmar en mí mismo al amor como valor. Todos los argumentos que los sistemas más diversos emplean para demitificar, limitar, desdibujar, en suma depreciar al amor, yo los escucho, pero me obstino: “Lo sé perfectamente, pero a pesar de todo...”. Remito las devaluaciones del amor a una suerte de moral oscurantista, a un realismo-farsa, contra los cuales levanto lo real del valor: opongo a “todo lo que no va” en el amor, la afirmación de lo que en él vale. Esta testarudez es la protesta de amor: bajo el coro de las “buenas razones” para amar de otro modo, para amar mejor, para amar sin estar enamorado, etc., se hace oír una voz terca que dura un poco más de tiempo: la voz de lo Intratable amoroso.


El mundo somete toda empresa a una alternativa: la del éxito o el fracaso, la de la victoria o la derrota. Protesto desde otra lógica: soy a la vez y contradictoriamente feliz e infeliz: “triunfar” o “fracasar” no tienen para mí más que sentidos contingentes, pasajeros (lo que no impide que mis penas y mis deseos sean violentos); lo que me anima, sorda y obstinadamente, no es táctico: acepto y firmo, desde fuera de lo verdadero y de lo falso, desde fuera de lo exitoso y de lo fracasado; estoy exento de toda finalidad, vivo de acuerdo con el azar (lo prueba que las figuras de mi discurso me vienen como golpes de dados). Enfrentado con la aventura (lo que me ocurre), no salgo de ella ni vencedor ni vencido: soy trágico.
(Se me dice: ese tipo de amor no es viable. Pero ¿cómo evaluar la viabilidad? ¿Por qué lo que es viable es un Bien? ¿Por qué durar es mejor que arder?)


"Lo intratable" en
Fragmentos de un discurso amoroso

Roland Barthes


-------------------------------
PD: Aguante el señor semiólogo hablando de amor (?)

PD2:
Otro fragmento del libro:
"Gozo de la cena, de la conversación, de la ternura, de la promesa segura del placer:
"un arte de vivir por encima del abismo"

-CERATI LEE A BARTHES, NO ME JODAN-

_____________________________________________________.+*·
.+

A veces... el mundo sonríe conmigo :)


Aay, ay!!!!

juguemos a ser periodistas
mientras el lobo no está
(?)
:P...


Pasen y lean...
http://www.replayrevista.com/nota.php?id=105


-Dícese de un nota hecha por mí para la revista Re-Play!!! :) :D-

Definitivamente me siento extraña... pero es-toy he-cha! :)
(por ahora... siempre hay un objetivo en el horizonte :P)



* * *

....y una segunda cosita -iba a hacerlo por separado, pero viene bien acá también-...les recontra recomiendo la banda del artículo, Sur-du-monde, rosarinos con mucha polenta y buena música.
Tienen un disco que lo pueden bajar acá, pero después se lo compran, eh!







Bueno, nada más por aquí... me voy a rodar la vida (???)
.+

¿Nihilista yo?

Y el planeta baila su gangrena,

y otra vez volvieron a embarrar la fiesta

los idiotas en celo y las sopranos con tos.


(Hoy, que no me encuentro la nariz,

hoy que no me sale ni dormir...)


* * *


No tengo nada que hacer.

No tengo nada que dar.

No encuentro la gracia en mi manera de hablar.

No quiero volver nunca más.


(Yo quiero olvidarme de hablar...)




. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


No necesito a
nadie,
a nadie alrededor...
porque no hay nadie que
mi piel resista,
porque no hay nadie
que yo quiera ver.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .





(Charly García y Los Caballeros de la Quema musicalizando este momento...)
.+

Si tus peligros son tan sensatos...



¿Qué carajo es la sensatez?
Hacer, no hacer, decir o no...
uh... pensar!

Pensar en beneficio de...
Actuar a favor de...
Pero... ¿para qué, finalmente?

¿Y lo peor?: la mayor parte de las veces
tiene que ver con las leyes del qué dirán...
o bien, con el propio yo, que siente
la necesidad de imponerse un patrón gruñón...


.+