Ella, inter alia

Oía aplausos de una multitud improvisada cada vez que perdía el norte, y si rezaba canciones lograba dormir. Hablaba del miedo y su mafioso existir, de las presas de la prisa, y de la furia que iba intravenosa siempre que se le escondía el horizonte. Y repetía que todo lo más bello del mundo tenía agua en su interior, que sus dudas eran navaja revoltosa, y que las siete de la tarde le caían bien. Que ese marzo le había traído la rutina de la luna, con un ojo cerrado, la taquicardia y un jugo de naranja. Que merendaba luces y palabras, que no aprendió a dibujar corazones pero que caminaba con él, y que su mente sólo callaba en la termodinámica o cuando miraba las burbujas del sol. Que la dicha era un artefacto y que la vida no es una poesía, aunque nunca se lo pudo creer. Que a veces la invadía Proserpina, a ella misma y a la que buscaba en su retina. Que si conjugaba el sentir con la entropía era normal. Y que buscaba “destino” en los diccionarios del viento…hasta ayer.

Lanzacohetes antitanque portátil

La fratría reservada,
la casta encubierta,
la necia santidad,
la dinastía empalagosa,
el sombrío apellido,
la burda clemencia,
la propiedad caprichosa,
el orden bien impuesto,
la clase bien selecta,
la alcurnia y su arbitrariedad,
la raza y su impiedad,
la familia bien retratada,
la beldad como premisa,
la grotesca imitación,
la rancia conservación,
la sangre bien azul,
la trasnochada perfección,
la sádica estabilidad,
la execrable tradición,
la secta perversa,
la calma implacable,


y la esporádica Creatividad
pidiendo a gritos una bazooka.

Transmutando (de nuevo)

"...¿acaso no son el verde y el amarillo,
cada uno de los colores opuestos de la muerte,
el verde para la resurrección,
y el amarillo para la descomposición y la decadencia?"

(Fragmento de Cartas, de Antonin Artaud, 1937)

Unos quieren, y otros son.

Llegar, buscar, jugar, abrir,
amar, caer, dejar, sufrir,
volver, probar, pagar, seguir...
anduve tanto tiempo dando vueltas...



¿si te digo que no sé?
¿si te digo que me voy?

¿SI TE DIGO QUE ME QUEDO
PORQUE AMO TU COLOR?


*Créditos: "Buenos días Palomar", Los Piojos.

Postrimerías

Boca llama, Tu.
Boca llama, Mi.
Y el cenit, la gracia de los cielos.

Ojos callan, Tus.
Manos callan, Mis.
Y el miedo, tan encumbrado.

Deslízase, La voz.
Deslízase, La piel.
Y el ayer... claro que no.


El disparo, su destello:
no van a esperar.
Y menos el abismo, tuyo y mío.

Another brick...

Y otro
y otro

en la misma fábrica de artilugios
en la misma secuencia desesperante



¿Hay forma más cruel de violentar a alguien
que la de tratar de hacerlo entrar en un frasco-esquema?
Es mentira que la muerte llega sin avisar.
Empieza a comerte el día que te cercenan el movimiento.

Todo tan raro.

(Bienvenida, catarsis)

Qué bruta revelación la de hoy: echando culpas yo también soy la mejor. Yo también. Yo también. Y esto, resonando en mi cabeza como dos palabras que jamás pensé en apropiarme... si rara vez fui blanco de mi propia queja.
Y qué inmadurez para sentir, siempre sin punto medio, o todo o nada... justamente cuando a tu vida los grises que esquivás son los que más la reconfortan.... Ver que sólo me estoy cerrando. Y entender que esa es la mejor forma de masacrar la plenitud.

Ver que las autobiografías son sólo mentiras mejor armadas que las demás.

Y Dios!! Sí, soy buena gente, me dicen, me digo, y en parte, lo sé y es mi fe. Pero qué perversidad la de encontrar (YO TAMBIÉN) MI lado oscuro tan cara a cara hoy... ese áspero desgarrón de MÍ MISMA. La basura que YO TAMBIÉN saco a la calle, aún con el tupé y la intrépida creencia de que las redenciones eran cosa ajena y que la mía siempre fue buena letra.


Encontrar una pieza tan importante del rompecabezas, y EN ESTE CAOS DE VIDA!!
(y toda esta revelación, al módico precio de un buen agujero en el pasado y el alma)

NO PUEDO CREER CÓMO AVANZAN MIS AÑOS Y MI CEGUERA.
Sobre todo, mi gran ceguera.

.+*·

Paroxismo today.


Yo no puedo creer que tu vida esté comandada por la inercia. Cientos y cientos de posibilidades al alcance de nadie, porque nadie tiene el valor... Tantas y al fin, devenidas en una fórmula estática en la que -parecería- tenemos que caber todos.
Y no te me hagás el rebelde, que sos solamente una mancha sin forma en la capciosa existencia.

Cientos y cientos de mentiras que te decís para soportarte. Y un sin fin de negligencias diarias, de negaciones de vos hacia vos. Y no te me hagás el desprejuiciado, que hasta un desdentado gusano te roe la médula.


Quiero verte cuando cante el gallo
y seas el anfitrión
de tu propio beso de Judas.


.+*·

Abismático

"Un hechizo para mí. Vos, desesperación."
Fito Páez


Bossa y piano, de repente a oscuras. Brisas ligeras en el aire, aromas que alguna vez me percutieron la piel. Un escenario que llegó, que no busqué. Y de a poquito, la secuencia, rallentando, mientras me ocupaba de culpar a una voz tan compartida.
Indefensa me encontró el recuerdo, intacto, tan perfecto como pudo venir. De algún modo, aquí. De algún modo, siempre abismático.
Lo quise asir, lo quise medir, con los brazos, con los dientes, con los metros y los minutos. Para simplificar: con las herramientas más impotentes al caso.
Lo quise registrar, lo quise probar, aunque esa vez, ni siquiera lo intenté.
Pero sentí. Vi, fui, mi, yo, ahí, todo. Distraída de tanto. Digo mejor, completamente absorta. Las piernas temblando, el mar a punto lágrima, encallando en un eclipse de completud y sinestesia. Suave todo, en caída libre, volviendo aterciopelado. Como si la mente hoy no fuera la sepulturera. Como si el tiempo no fuera una termita muerta de hambre.

.+*

Tomorrow never knows

Quería expresar todo esto pero los Beatles ya lo dijeron (¿cuándo no?).
-----

"Desconecta tu mente, relájate, déjate llevar...
No es morir, no es morir...

Abandona todo pensamiento, entrégate al vacío...
Es brillar, es brillar...

Que puedas ver el significado del interior
Es ser, es ser...

Que el amor es todo y el amor es cada uno,
Es saber, es saber...

Cuando la ignorancia y y el odio lloran a la muerte,
Es creer, es creer...

Pero escucha el color de tus sueños
No se está yendo, no se está yendo.

Así que juega al juego de la existencia hasta el fin
del principio, del principio..."




.+*·

Así, sin más.

"Escribir de un tirón, en una sola noche"
Juan Carlos Onetti
* * *
Vos querés un amor lavado.
Querés que alguien piense en vos.
Querés alguien para tapar el sol de la soledad con un dedo.
Querés sexo sentido, porque sino, buscarías alquilarlo. Y no, no lo hacés.
Querés alguien para comprobar que todavía tenés ego.
Querés alguien para corroborar que sos deseable.
Querés controlar para saber que es posible el control, aunque ni en tu propia vida lo hayas logrado.
Querés a alguien sin nombre y sin cara, intercambiable, porque en nadie confiás.
Querés anclas cuando hay alas, querés alas cuando hay anclas. Y no te das cuenta de que en esencia, la diferencia son dos letras.
Querés familia, querés honor, querés que te llamen señor, pero lo querés hacer solo.
Querés alguien para justificar (estérilmente) tu vida.
Querés un amor sin cáscaras, sin espinas, sin celos, sin exabruptos, sin mentiras, sin dobleces, sin enigmas, sin rencores, sin adioses... y querés un amor sin amor.

.*

Noche muerte

Ahí. Arrullado entero en un soplo, piel de sombra. Perdido en espesas cavilaciones, miedo-escollos, o camarines de futilidad. Acá, siento, pero como a través de un vidrio y sin embargo, suelo reanimar. Suelo sublimar.

No entiendo cómo transgrede lo posible, cómo es que logro ver desde las entrañas; cómo no hay dimensión sino que todo se reduce -o se amplía- a s.e.n.t.i.r.

Y del otro lado, hay tal vez un cuenco partido donde estamos refugiados en el peso de la calma. Pétrea lucidez, y de vez en cuando, el tic-tac de vida, los latidos inquietos en las bocanadas del perfume de la revuelta. Seda negra es todo lo que somos; algunos brillos, unos suspiros y savia de jazmín. Eso es lo que somos: fatalidad, la angustia de la fugacidad y lo irrepetible. Y penumbra, tanta.

.*